http://archivo.frecuenciaonline.com/images/sitioDeArchivo.png
Inicio >
¿Cómo llegamos a WiMAX?
Luis Valle | Argentina | 2007-09-12  12:55:37
Versión para imprimir
Se llama sistemas de acceso inalámbrico a aquellos que reemplazan a las redes cableadas para conectar las instalaciones de los clientes con el núcleo de las redes de telecomunicaciones.

En un principio, el interés era brindar telefonía POTS (Plain Old Telephone Service). Entonces de hablaba de sistemas Wireless Local Loop (WLL), que traducido sería "bucle de abonado inalámbrico". Las bandas que se utilizaban estaban en el segmento de UHF, de 300 MHz a 3 GHz. Coincidían con las de los sistemas móviles celulares.
Con el surgimiento de Internet, en una primer etapa se utilizó el acceso discado, o sea de baja velocidad, utilizando los mismos circuitos que para la comunicación de voz. Pero luego fue necesario trabajar a velocidades mayores.

En las redes cableadas se implementó el ADSL y el cablemodem. Como alternativa inalámbrica se comenzó a hablar del acceso inalámbrico de banda ancha. Se atribuyeron una serie de bandas de frecuencias para esta aplicación, todas en el segmento de microondas, o sea de 3 a 30 GHz.

Desde el punto de vista regulatorio, los gobiernos, para alentar la competencia, idearon mecanismos nuevos de atribución de licencias, distintos a los que se utilizaban hasta entonces para el segmento de microondas.

Anteriormente, cuando un operador quería construir un enlace en la banda de microondas, debía realizar un proyecto del enlace y realizar un trámite ante el ente regulador para lograr la aprobación del mismo. El ente regulador demoraba varios días para verificar si ese enlace interfería a enlaces pre-existentes. El resultado era que mientras tanto el cliente del operador tenía que esperar por el servicio y quizás optaba por otra alternativa si tenía urgencia.

Entonces los reguladores decidieron habilitar segmentos nuevos en las bandas de 3.5 GHz, 10.5 GHz, 28 GHz, etc. y adjudicar a cada operador una porción de espectro determinada, por ejemplo 50 MHz en dos partes de 25 MHz cada una en el área de una ciudad para que con ella el operador hiciera el uso más eficiente que pudiera sin tener que tramitar autorizaciones enlace por enlace.

De esa manera el operador se autorregulaba a fin de sacar el mayor provecho posible para colocar la mayor cantidad de enlaces posibles con la porción de espectro asignada. Con el tiempo se vio que lo más conveniente era instalar nodos en edificios altos desde donde iluminar mediante antenas que cubrieran un sector de 45 o 30 grados la zona donde se esperaba que aparecieran los clientes. Cuando surgía la posibilidad de vender un servicio, lo único que había que hacer era colocar en las instalaciones de dicho cliente una antena directiva apuntando a la antena del nodo. Así surgieron los sistemas punto multipunto.

En un comienzo cada proveedor de tecnología punto multipunto trabajaba con estándares propietarios. Eso hacía que los sistemas fueran muy costosos. A partir del éxito obtenido con la certificación Wi-Fi para WLANs en la banda libre de 2.4 GHz, los fabricantes comenzaron a interesarse por idear algo similar para las bandas licenciadas de microondas de acceso de banda ancha inalámbrica.

Así surge la idea de la certificación WiMAX, y se establece el WiMAX Forum para llevarla a la práctica.

En primera instancia se piensa en elaborar un estándar que abarque desde 10 a 66 GHz. Luego se intenta un objetivo menos ambicioso: 2 a 11 GHz. Dentro de ese rango, las bandas que se determinan serán las primeras en contar con equipos certificados WiMAX serán las de 2.5 GHz, 3.5 GHz y la banda libre de 5 GHz.

Se comienza a utilizar el OFDM como esquema de modulación, lo cual permite trabajar con NLOS (Near Line Of Sight), o sea que ya no será necesario contar con un gran despejamiento en la visual desde la antena del cliente y la del nodo. También se agrega la posibilidad de asegurar calidad de servicio (QoS), fundamental para poder ofrecer Triple Play.

Como la apuesta más ambiciosa del WiMAX, se apunta a futuro a lograr plena movilidad y poder competir con los sistemas de 4G que surgirán de la evolución de los sistemas celulares. Para ello la banda con más posibilidades es la de 2.5 GHz. Algunos piensan que habrá una franca unificación de los sistemas WiMAX móviles con los de 4G celulares. O sea que no serán tecnologías distintas si no que serán lo mismo.

Desde el punto de vista de los casos de negocio posibles, WiMAX permite establecer tres muy concretos.

Uno de ellos es emplearlo como acceso inalámbrico de banda ancha para competir con el ADSL o cablemodem en ambientes urbanos, o como única alternativa en zonas suburbanas o rurales donde las redes cableadas no llegan.

La segunda posibilidad de negocio es utilizarlo para construir el backbone de redes inalámbricas de banda ancha. Por ejemplo para unir las celdas de sistemas de 3G o de Wi-Fi. En esta alternativa se lograría independizarse del operador incumbente para la provisión de enlaces.

La tercer alternativa, más lejana, es ofrecer servicio móvil.

En Argentina, vemos que operadores como Telefónica, Telmex, Nextel y British Telecom se posicionan en una o varias de estas alternativas.


Comentarios
Su comentario aparecerá inmediatamente sin restricciones.
* Su nombre
* Su email ( No aparecerá en su comentario )
Su sitio web
Su compañía
Su país
Comentar * Comentario:

* Coloque las letras y números que ve en la imagen
* Requerido
Buscar:
 
Cobertura exclusiva de LBS LATAM 2011
-
 
 

All rights reserverd ©
Powered by DECSMC
Web Development Inter-DEC
Lunes, 22-Mayo-2017